Cuando juegas con algún juego en la plataforma PC , generalmente podemos elegir entre un modo de visualización en ventana, o a pantalla completa. Al mismo tiempo algunos juegos ofrecen una tercera opción de ventana sin bordes.

Por ello ahora vamos a ver cuál es la mejor opción, aunque seguro que las hay para todos los gustos, por lo que al menos veremos las ventajas y los inconvenientes de cada modalidad. En primer lugar, nos encontramos con el modo a pantalla completa, que en realidad es exactamente lo que parece, es decir, la pantalla del juego en ejecución, ocupa toda la pantalla. De esto modo la aplicación a pantalla completa tiene control total sobre la salida de la misma, lo que significa que lo que se está mostrando tiene la prioridad más alta.

Por regla general, en el modo a pantalla completa, si estamos jugando a un título en un monitor que soporta hasta 1920 × 1080 puntos, o 1080p, cuando los ejecutamos a pantalla completa, este lo hace a los mencionados 1080p. Sin embargo, si disponemos de varios monitores, no podremos movernos entre ellos en este modo. Así, el cursor del ratón permanece bloqueado en el monitor que muestra el juego, por lo que tendremos que usar la combinación de teclas “Alt + Tab” para saltar entre uno y otro.

Al mismo tiempo en este caso, el PC dedica la mayoría de los recursos al juego, aunque el apartado del ratón bloqueado en el monitor principal, en ocasiones puede ser algo molesto.

Jugar PC monitores

Por otro lado nos encontramos con la ejecución en ventana, algo que también se entiende por su nombre, ya que el juego se ejecuta en una ventana en concreto, en lugar de ocupar toda la pantalla. Esto nos va a permitir redimensionarla para que se ejecute en una caja más pequeña si así nos interesa. Dado que el juego no utiliza toda la pantalla, el equipo sigue ejecutando otros procesos en segundo plano.

¿Cómo es mejor jugar, en ventana o a pantalla completa?

Cierto es que en la mayoría de los casos, probablemente deseemos que el juego utilice la mayor parte posible de la pantalla, a no ser que al mismo tiempo estemos llevando a cabo otras tareas mientras jugamos, por lo que las dos opciones son viables, todo dependerá de las necesidades de cada caso. Lo peor de jugar en modo ventana es que hay mayor probabilidad de retardo, además el juego se va a ver peor en tamaños más pequeños y los fps, caen.

Para terminar, os hablaremos del modo de ventana sin bordes, que se podría decir que es un sistema intermedio, ya que este se parece al modo de pantalla completa, pero en realidad es una ventana que se ejecuta a tamaño de pantalla completa, pero sin bordes. Por tanto, combina la ventaja de que el juego ocupe toda la pantalla, pero con la comodidad de poder pasar el ratón de un monitor a otro sin retardos.

Eso sí, al tratarse en realidad de una ventana, Windows sigue ejecutando otros procesos en segundo plano, lo que puede ser muy beneficioso en determinados momentos. Por tanto, en resumidas cuentas, es mejor usar el modo de pantalla completa si queremos dedicar toda la potencia del ordenador a ejecutar el juego, la ventana sin bordes si el equipo es lo suficientemente potente como para compensar el tratamiento de procesos en segundo plano, y para terminar, el modo ventana si deseamos jugar con un tamaño específico para seguir simultáneamente con otros trabajos.

El artículo Ventana, pantalla completa o ventana sin bordes, ¿qué configuración es mejor para jugar? se publicó en SoftZone .

Ver noticia original

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de lapolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This