En el nuevo capítulo de Harry Potter, Ron se come a la familia de Hermione

Con el título de “Harry Potter y el retrato de lo que parecía una gran pila de ceniza” nada podía fallar.

Existe un juego aplicado a la pintura y la literatura conocido por el nombre de cadáver exquisito. Popularizada por los artistas surrealistas del primer cuarto del siglo XX, esta técnica daba como resultado creaciones totalmente locas y absurdas. El escritor realizaba su texto, después lo cortaba por la mitad y daba la primera parte a otro escritor para que continuase con lo que él había empezado. A su vez, el segundo volvía a cortar esa mitad y un tercero continuaba. Así hasta el infinito con resultados cada vez más distantes de la primera versión.

Ahora bien, ¿qué pasaría se añadimos el papel de la inteligencia artificial a esta cadena? Un equipo de Botnik Studios ha hecho su propio cadáver exquisito con Harry Potter. Crearon un bot predictivo basado en los siete libros de la saga del niño que sobrevivió. El algoritmo del bot estudió cada frase, cada construcción y cada palabra de los libros y, después, creó su propio capítulo. El resultado estaría a la altura de los surrealistas de 1925, aunque no tanto para el estado de la Inteligencia Artificial. Si hay algo claro es que el nuevo capítulo no sigue ningún canon establecido por Rowling en su momento.

Para escribir el texto, el bot ha cogido pedazos de los textos ya publicados para lograr patrones y conexiones. De esta forma, los creadores de este “monstruo” empezarían una frase y, en base a lo estudiado, el bot ofrecería distintas opciones para continuar. Como si de un teclado de móvil se tratase. Lo divertido del experimento es que Botnik puso a disposición de los seguidores el bot predictivo para que estos creasen frases y pequeños textos. Después, un editor de la compañía juntó lo mejor para crear el último y definitivo capítulo de una de las sagas más famosas a nivel mundial.

Con tres páginas de extensión, que se pueden leer en la web de Botnik , el bot decidió titular el capítulo como “Harry Potter y el retrato de lo que parecía una gran pila de ceniza”. Todo un best seller sin duda. Pero lo curioso de todo esto es que lo absurdo no se queda sólo en la primera página; en el breve texto nada tiene sentido. De esta forma, podemos leer cosas como que Ron se convierte en un canival y se come a la familia de Hermione, los Motífagos deciden expresar sus sentimientos y se besan, Harry se deja ciego a sí mismo o se cae por unas escaleras durante meses. Desde luego, es una lectura que no tiene despedicio y de la que salen frases tan peculiares como estas:

“El cerdo de Hufflepuff latió como una gran rana toro. Dumbledore le sonrió y colocó su mano sobre su cabeza diciendo: ‘Ahora eres Hagrid'”.

“Ron estaba parado allí haciendo una especie de baile de claqué frenético. Vio a Harry e inmediatamente comenzó a comerse la familia de Hermione”.

“Harry se quitó ojos y los tiró al bosque. Voldemort arqueó las cejas hacia Harry, que no podía ver nada en este momento”.

“Harry miró a su alrededor y luego cayó por la escalera de caracol por el resto del verano”.

Una cosa está clara, nada se respeta, ni las muertes, en este texto.

Ver noticia original

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de lapolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This