¡Actualízate! Consejos informáticos que ya están desfasados

Los remedios de la abuela también tienen su versión tecnológica. Recopilamos algunos consejos informáticos que ya no tienen razón de ser.

La tecnología avanza muy rápido, a veces demasiado, y esto implica cambios de costumbres o de cómo nos relacionamos con nuestra computadora o con el nuevo dispositivo que tenemos a nuestra disposición, llámalo smartphone, tablet o altavoz inteligente.

Hace tiempo repasaba algunos consejos que afectan a cómo gestionamos la batería de nuestro smartphone , algunos de los cuales ya no sirven porque las baterías actuales se comportan de manera distinta a las antiguas.

Centrados sólo en la informática y en los ordenadores en particular, los cambios que hemos vivido en las últimas décadas han hecho que algunos consejos informáticos que se suelen considerar como básicos e inmutables hayan quedado obsoletos o innecesarios en las computadoras actuales.

Veamos cinco de estos consejos informáticos que se siguen difundiendo y que ya no son necesarios o simplemente no sirven de mucho hoy en día.

Formatear como solución a todo

En informática, lo de “borrón y cuenta” se aplica literalmente cuando nuestra computadora no funcionaba del todo bien y todo apuntaba a que el problema estaba en el software. El consejo de formatear si algo va mal estaba muy difundido, hasta el punto que de que algunos tenían como costumbre hacer un formateo cada cierto tiempo para que su equipo fuese como el primer día.

Sin embargo, los sistemas operativos actuales han cambiado su manera de funcionar y de gestionar el resto de programas y servicios que corren a través de ellos.

Puede que en el pasado, a base de instalar programas y controladores, el sistema acabase por funcionar más lento o en peores condiciones. Hoy en día es más difícil encontrarnos con esta situación, y en todo caso, con desinstalar dicho software el problema está resuelto.

En el caso de Windows, en particular, la versión más reciente introduce una función similar a la que encontramos en dispositivos móviles y que en Windows 10 recibe el nombre de Restaurar PC. Lo que hace es básicamente reinstalar una versión limpia de Windows y mantener únicamente tus archivos y configuraciones personales, algo que puedes eliminar también si no te interesa guardar.

La función de Restaurar el PC de Windows 10 es similar al formateo tradicional, pero más rápido y automático, ya que nos saltamos el primer paso, el de borrar todo manualmente.

¿Desfragmentar o no desfragmentar?

Los discos duros como tal han vivido con nosotros durante décadas, y muchos ordenadores siguen trabajando con este tipo de tecnología, pero cada vez es más frecuente contar con un disco SSD por defecto, más rápido y con un comportamiento distinto.

Eso por un lado. Y por el otro, los sistemas de archivos que emplean los sistemas operativos actuales han cambiado la manera de almacenar los archivos y datos a medida que se generan.

La consecuencia es que hoy en día difícilmente se fragmenta el contenido de un disco, algo que sí ocurría con versiones antiguas de Windows en discos duros, lo que implicaba que un mismo archivo estaba fragmentado en varias partes y acceder a él ralentizaba la tarea.

Windows 10 sigue ofreciendo su herramienta de desfragmentador, lo que antaño se conocía como Desfragmentador y hoy en día es Optimizar unidades, pero si lo abres comprobarás que el disco apenas está fragmentado.

Desconectar el pendrive correctamente

Se han hecho muchas bromas sobre las desgracias y penalidades que nos pueden ocurrir si extraemos un pendrive o memoria USB del PC sin indicarlo antes desde Windows.

El procedimiento habitual, antes de quitar físicamente un pendrive de una computadora, consiste en hacer clic derecho en el icono de USB de la bandeja de sistema de Windows o área de notificaciones y luego pulsar en Extraer.

Sin embargo, una actualización de Windows 10 ha cambiado las cosas no hace mucho, en abril de 2019. La actualización 1809 o Windows 10 versión 1809 cambia la política del sistema con respecto a las unidades flash o memorias USB. Hasta ahora, la directiva de extracción por defecto era la de Mejor rendimiento, que hacía que la interacción con ese dispositivo fuera más rápida. A cambio, debíamos desconectarlo como hemos explicado antes.

Pero si tienes Windows 10 1809 en adelante, la directiva de extracción por defecto es Extracción rápida, de manera que puedes desconectar el pendrive directamente. Puedes comprobar qué directiva tienes activada desde Administración de discos. Hacemos clic derecho en la unidad que corresponde al pendrive, elegimos Propiedades > Directivas y veremos qué opción hay activada: Extracción rápida o Mejor rendimiento.

Si no lo vas a usar, apágalo

Este debate lleva años entre nosotros, tal vez desde que Windows introdujo la opción Hibernar en Windows XP. Con todo, no ha sido hasta hace pocos años que realmente la respuesta a si debemos apagar la computadora si no la usamos no está tan clara.

Obviamente, si no vamos a usar un PC en días, conviene apagarlo. Pero si hacemos una pausa de un par de horas, la diferencia en consumo de batería o consumo eléctrico, según sea un PC portátil o de sobremesa, no es mucha.

Las versiones más recientes de Windows aprovechan mejor el uso de energía y si además empleamos unidades de disco sólido para almacenar los datos, el consumo eléctrico de un PC en estado de suspensión es muy bajo, por lo que si nos ausentamos no es necesario apagarlo. Además, al volver encontraremos todo como estaba.

¿Instalación limpia o actualizar?

Antiguamente, los sistemas operativos no tenían una opción para actualizar, o en todo caso no podía considerarse tal, ya que la diferencia entre una instalación desde cero y una actualización eran similares: formatear el disco e instalar la nueva versión.

Sin embargo, en la actualidad las actualizaciones han mejorado con creces y actualizar a una nueva versión no es tan dramático como antaño. Es más, podemos mantener nuestros archivos y configuraciones previas sin problemas aunque no está de más hacer una copia de seguridad por si acaso.

Las actualizaciones de Windows por ejemplo, han llegado al punto de mejora en que actualizaciones de gran envergadura que en el pasado podrían haber sido características de una nueva versión, hoy en día se suceden cada pocos meses en forma de gran actualización a través de las actualizaciones online, por lo que no es necesario formatear para instalar el sistema de nuevo.

Tal vez en el pasado las mejoras que podíamos tener si instalábamos el sistema operativo de cero, tanto en Windows como en macOS o Linux, implicaban que el equipo fuera más rápido, pero hoy en día la estructura de archivos y aplicaciones hace que apenas notemos diferencia salvo contadas ocasiones.

Este artículo está escrito por José María López y aparece publicado en https://hipertextual.com/2019/09/consejos-informaticos-desfasados

Ver noticia original

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de lapolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This